Cambiar el color de fondo
                                   


El Plan de Dios de la Redención


El Plan de Dios de la redención y la salvación se explica con un ejemplo y escrituras. Nuestro propósito en la vida, de dónde venimos desde antes de nacer, ¿por qué estamos aquí en la Tierra y lo que ocurre cuando morimos. El plan de Dios para probar y redimir sus hijos es el Plan de Redención de Dios. Es la plenitud del evangelio de Jesucristo, destinadas a conseguir la inmortalidad del hombre y la vida eterna. Incluye la creación, la caída de Adán, y la expiación de Jesucristo y su resurrección, junto con todas las enseñanzas de Cristo, por ejemplo, las leyes dadas por Dios, las ordenanzas y las doctrinas. El Plan de Redención hace posible que todas las personas (los hijos de Dios) que han vivido o vivirán para ser redimido de sus pecados si se arrepienten, siga el Evangelio de Cristo, para que puedan regresar a Dios, su Padre Celestial a vivir para siempre con él. Las Escrituras también se refieren al Plan de la Redención, como el Plan de Salvación, el plan de felicidad, y el Plan de la Misericordia.

Antes de que nacimos como hijos espirituales existía literal de nuestros padres celestiales en el mundo del espíritu. Dios, nuestro Padre Celestial presentó un plan de la redención y la salvación de sus hijos a aprender y crecer, como parte de este plan se vino a la tierra para obtener un cuerpo mortal. Al nacer, salimos de la pre-existencia mortal y pasó a través de un velo del olvido antes de entrar mortalidad como un bebé para que nosotros aprendamos a vivir por fe y para ponernos a prueba. Algunas de las razones por las que venir a la Tierra como mortales son para obtener un cuerpo, experiencia de los ensayos y tentaciones, que la agencia libre para elegir bien o mal y ver si le siguen a Dios, mandamientos de nuestro Padre Celestial, o las tentaciones de Satanás, el diablo. Como parte del plan de la redención o salvación, Cristo Jesús, el Unigénito del Padre celestial fue enviado a la Tierra como nuestro Salvador. Salvó nos parecía de la caída de Adán, predicar con el ejemplo y nos enseñó el plan de Dios de la redención. Jesucristo nos redimió por el perdón de nuestros pecados y romper las ataduras de la muerte por ser el primero en ser resucitado. Con el fin de recibir la salvación, debemos tener fe en Jesucristo como nuestro salvador, nos arrepentimos de nuestros pecados, siga los mandamientos y el ejemplo de Jesucristo. Debemos aceptar el Evangelio de Jesús Cristo, ser bautizados en la Iglesia de Jesucristo por inmersión por una explotación adecuada de la autoridad del sacerdocio como Jesús fue bautizado por John the Baptist y recibir el don del Espíritu Santo. Cuando morimos nuestro espíritu dejar a nuestros cuerpos mortales e ir a la mundo de los espíritus en la que habrá que esperar en función de nuestras obras (acciones) en la vida mortal ya sea en Paradise o Espíritu cárcel hasta el día de la resurrección y el juicio. Los que no se les enseñó el evangelio en la tierra se impartirán en la mundo de los espíritus donde pueden aceptarla o rechazarla. Todos serán resucitados, es decir, nuestro espíritu se reunirá de nuevo con nuestros cuerpos, que pasará a ser inmortal perfeccionado órganos. Luego vendrá el juicio final, en la que se asignará a uno de los tres reinos de la gloria;Celestial, Terrestre o Telestial de acuerdo a nuestra fe, las obras y la gracia de Dios. Para que todos no alcanzan la gloria de Dios y sin su gracia y el sacrificio del Salvador Jesucristo para nosotros, todos estaríamos perdidos. Satanás, el 1 / 3 ejército del cielo que le seguían y sus seguidores en la tierra, los hijos de perdición (los que se les niega el testimonio de Jesucristo y luchó contra él) que no merecen reino de la gloria será arrojado a la tinieblas de afuera, también conocido como el infierno o la condenación. Después de este Lucifer y sus seguidores nunca nos tientan de nuevo un viviremos en lo que nunca el mundo de la gloria que merecen.


Plan de salvación y redención jpg Pre-Mortal Existencia Velo entre la vida mortal y Pre Mortal vida Mortal vida en la Tierra Mortal velo entre la vida y espíritu del mundo Espíritu del Mundo El Paraíso en el mundo de los espíritus Espíritu de Prisiones en el mundo espiritual Resurrección y Juicio Final El Reino Celestial, la gloria del Sol El reino terrestre, la gloria de la luna El reino telestial, la gloria de las estrellas Visit Elyse's Place Plan de la Redención o Salvación

El Plan de Dios de la redención y la salvación

| La Preexistencia | El velo entre los Pre-Mortal vida y la mortalidad | La vida mortal en la Tierra |
| El velo entre el mortal y el Mundo de los Espíritus | El Mundo de los Espíritus |
| El Paraíso en el mundo de los espíritus | Espíritu de Prisiones | Resurrección y Juicio Final |
| El Reino Celestial, la gloria del Sol |
| El reino terrestre, gloria de la luna | El reino telestial, la gloria de las estrellas |
| Las tinieblas de afuera / el infierno |



Plan de Redención de Dios también conocido como Plan de salvación de Dios, la felicidad o la misericordia
Las respuestas a las preguntas, dónde, qué, ¿hacia dónde?
¿De dónde venimos? ¿Por qué estamos aquí en la Tierra? ¿Qué pasa con nosotros después de morir?
Nuestro propósito en la vida, de dónde venimos desde antes de nacer, ¿por qué estamos aquí y qué va a pasar cuando nos morimos. El plan de Dios para probar y redimir a sus hijos.


Antes de la mortalidad (que viven en la tierra) que existían como hijos espirituales de nuestro literal padres celestiales en el mundo del espíritu. Dios, nuestro Padre Celestial presentó un plan de la redención y la salvación para nosotros, para aprender y crecer, como parte de este plan se vino a la tierra para obtener un cuerpo. Al nacer, salimos de la pre-existencia mortal y se pasa a través de una velo del olvido antes de entrar en mortalidad así que aprender a vivir por fe y para ponernos a prueba. Llegamos a la Tierra como mortales para obtener un cuerpo, experiencia de los ensayos y tentaciones, han albedrío para escoger bien o mal y ver si va a seguir a Dios, mandamientos de nuestro Padre Celestial o las tentaciones de Lucifer. Como parte del plan de la redención o salvación, Cristo Jesús, el Unigénito del Padre celestial fue enviado como nuestro Salvador de la caída de Adán, para ser nuestro modelo, para dar ejemplo y nos enseña el plan de Dios, para redimirnos de propiciación por nuestros pecados y romper las ataduras de la muerte por ser el primero en ser resucitado. Con el fin de recibir la salvación, hay que aceptar a Jesucristo como nuestro salvador, nos arrepentimos de nuestros pecados, siga los mandamientos y el ejemplo de Cristo. Tenemos que aceptar el Evangelio de Jesús Cristo, ser bautizado por inmersión por uno con debida autoridad del sacerdocio como lo fue Jesús y recibir el don del Espíritu Santo. Cuando morimos nuestro espíritu dejar a nuestros cuerpos mortales e ir a la mundo de espíritu en donde vamos a esperar en función de nuestras obras (acciones) en la vida mortal en cualquiera de Paraíso o espíritu Prisión hasta el día de resurrección y juicio. Los que no se les enseñó el evangelio en la tierra será impartido en la mundo de espíritu donde pueden aceptarla o rechazarla. Toda la humanidad va a ser resucitado, es decir, nuestro espíritu se reunirá de nuevo con nuestros cuerpos, que pasará a ser inmortal perfeccionado órganos. Luego vendrá el juicio final, en la que se le asignará a uno de los tres reinos de la gloria; Celeste, Terrestre, o Telestial según nuestra fe, las obras y la gracia de Dios. Para que todos no alcanzan la gloria de Dios y sin su gracia y el sacrificio del Salvador Jesucristo para nosotros, todos estaríamos perdidos. Satanás, el 1/3 ejército del cielo que le seguían y sus seguidores en la tierra, los hijos de perdición (los que se les niega el testimonio de Jesucristo y luchar contra él) que no merecen reino de la gloria será arrojado a las tinieblas de afuera también conocido como el infierno o la condenación. Después de este Lucifer y sus seguidores nunca nos tientan de nuevo.



Tope

La Preexistencia


Job 38:4-7
4 ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra?
Házmelo saber, si tienes entendimiento.
5 ¿Quién dispuso sus medidas, si lo sabes?
¿O quién extendió sobre ella cordel?
6 ¿Sobre qué están fundadas sus bases?
¿O quién puso su piedra angular,
7 cuando alababan todas las estrellas del alba,
y se regocijaban todos los hijos de Dios?
 
Jeremías 1:5
5 Antes que te formase en el vientre, te conocí; y antes que nacieses, te santifiqué; te di por profeta a las cnaciones.
 
Juan 9:2-3
2 Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego?
3 Respondió Jesús: Ni éste pecó ni sus padres, sino que fue para que las obras de Dios se manifestasen en él.
 
Hechos 17:28-29
28 Porque en él vivimos, y nos movemos y somos; como algunos de vuestros propios poetas también dijeron: Porque linaje suyo somos.
29 Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la Divinidad sea semejante a oro, o a plata, o a piedra, escultura de arte y de imaginación de hombres.
 
Hebreos 12:9
9 Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban y los reverenciábamos, ¿por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos?
 
Romanos 8:16-17
16 Porque el Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios.
17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios, y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.
 
Alma 13:3
3 Y ésta es la manera conforme a la cual fueron ordenados, habiendo sido llamados y preparados desde la fundación del mundo de acuerdo con la presciencia de Dios, por causa de su fe excepcional y buenas obras, habiéndoseles concedido primeramente escoger el bien o el mal; por lo que, habiendo escogido el bien y ejercido una fe sumamente grande, son llamados con un santo llamamiento, sí, con ese santo llamamiento que, con una redención preparatoria y de conformidad con ella, se dispuso para tales seres.
 
DyC 93:29
29 También el hombre fue en el principio con Dios. La inteligencia, o sea, la luz de verdad, no fue creada ni hecha, ni tampoco lo puede ser.
 
Abraham 3:22-28
22 Y el Seéor me había mostrado a mí, Abraham, las inteligencias que fueron organizadas antes que existiera el mundo; y entre todas éstas había muchas de las nobles y grandes;
23 y vio Dios que estas almas eran buenas, y estaba en medio de ellas, y dijo: A éstos haré mis gobernantes; pues estaba entre aquellos que eran espíritus, y vio que eran buenos; y me dijo: Abraham, tú eres uno de ellos; fuiste escogido antes de nacer.
24 Y estaba entre ellos uno que era semejante a Dios, y dijo a los que se hallaban con él: Descenderemos, pues hay espacio allá, y tomaremos de estos materiales y haremos una tierra sobre la cual éstos puedan morar;
25 y con esto los probaremos, para ver si harán todas las cosas que el Seéor su Dios les mandare;
26 y a los que guarden su primer estado les será aéadido; y aquellos que no guarden su primer estado no tendrán gloria en el mismo reino con los que guarden su primer estado; y a quienes guarden su segundo estado, les será aumentada gloria sobre su cabeza para siempre jamás.
27 Y el Seéor dijo: ¿A quién enviaré? Y respondió uno semejante al Hijo del Hombre: Heme aquí; envíame. Y otro contestó, y dijo: Heme aquí; envíame a mí. Y el Seéor dijo: Enviaré al primero.
28 Y el segundo se llenó de ira, y no guardó su primer estado; y muchos lo siguieron ese día.
 
DyC 138:55-57
55 Observé que también ellos se hallaban entre los nobles y grandes que fueron escogidos en el principio para ser gobernantes en la Iglesia de Dios.
56 Aun antes de nacer, ellos, con muchos otros, recibieron sus primeras lecciones en el mundo de los espíritus, y fueron preparados para venir en el debido tiempo del Seéor a obrar en su viéa en bien de la salvación de las almas de los hombres.
57 Vi que los fieles élderes de esta dispensación, cuando salen de la vida terrenal, continúan sus obras en la predicación del evangelio de arrepentimiento y redención, mediante el sacrificio del Unigénito Hijo de Dios, entre aquellos que están en tinieblas y bajo la servidumbre del pecado en el gran mundo de los espíritus de los muertos.
 
Isaías 14:12-15
12 ¡Cómo caíste del cielo, oh Lucifer, hijo de la maũana! Derribado fuiste a tierra, tú que debilitabas a las naciones.
13 Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo. Levantaré mi trono por encima de las estrellas de Dios y me sentaré sobre el monte de la congregación, hacia los lados del norte;
14 sobre las alturas de las nubes subiré; seré semejante al Altísimo.
15 Pero tú has sido derribado hasta el Seol, a los lados del abismo.
 
DyC 76:25-27
25 Y esto también vimos, de lo cual damos testimonio, que un ángel de Dios que tenía autoridad delante de Dios, el cual se rebeló en contra del Hijo Unigénito, a quien el Padre amaba y el cual estaba en el seno del Padre, fue arrojado de la presencia de Dios y del Hijo,
26 y fue llamado Perdición, porque los cielos lloraron por él; y era Lucifer, un hijo de la maéana.
27 Y vimos; y he aquí, ¡ha caído, un hijo de la maéana ha caído!
 
Moisés 4:1-4
1 Y yo, Dios el Seéor, le hablé a Moisés, diciendo: Ese ASatanás, a quien tú has mandado en el nombre de mi Unigénito, es el mismo que existió desde el principio; y vino ante mí, diciendo: Heme aquí, envíame a mí. Seré tu hijo y redimiré a todo el género humano, de modo que no se perderá ni una sola alma, y de seguro lo haré; dame, pues, tu honra.
2 Pero, he aquí, mi Hijo Amado, que fue mi Amado y mi Escogido desde el principio, me dijo: Padre, hágase tu voluntad, y sea tuya la gloria para siempre.
3 Pues, por motivo de que Satanás se rebeló contra mí, y pretendió destruir el albedrío del hombre que yo, Dios el Seéor, le había dado, y que también le diera mi propio poder, hice que fuese echado abajo por el poder de mi Unigénito;
4 y llegó a ser Satanás, sí, el diablo, el padre de todas las mentiras, para engaéar y cegar a los hombres y llevarlos cautivos según la voluntad de él, sí, a cuantos no quieran escuchar mi voz.
 
DyC 29:36-38
36 Y aconteció que Adán, habiendo sido tentado por el diablo, pues, he aquí, éste existió antes que Adán, porque se rebeló contra mí, diciendo: Dame tu honra, la cual es mi poder; y también alejó de mí a la tercera parte de las huestes del cielo, a causa de su albedrío;
37 y fueron arrojados abajo, y así llegaron a ser el diablo y sus ángeles;
38 y he aquí, hay un lugar preparado para ellos desde el principio, el cual es el infierno.
 
Apocalipsis 12:7-9
7 Y hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles,
8 pero no prevalecieron, ni fue hallado más su lugar en el cielo.
9 Y fue lanzado fuera aquel gran dragón, la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás, quien engaña a todo el mundo; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.
 
Gospel Principles: Chapter 2 Our Heavenly Family
Chapter 2: Our Heavenly Family, Gospel Principles Comments and Resources


Tope

El velo entre los Pre-Mortal vida y la mortalidad


Eclesiastés 1:11
11 No hay memoria de lo que precedió, ni tampoco habrá memoria de lo que sucederá entre los que serán después.
 
Isaías 25:7
7 Y destruirá en este monte la cobertura con que están cubiertos todos los pueblos y el avelo que está extendido sobre todas las naciones.
 
2 Corintios 3:14
14 Pero el entendimiento de ellos se embotó, porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo testamento, les queda el mismo velo sin descubrir, el cual por Cristo es quitado.


Tope

La vida mortal en la Tierra


Génesis 1:26-28
26 Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y tenga dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves de los cielos, y sobre las bestias, y sobre toda la tierra y sobre todo animal que se arrastra sobre la tierra.
27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.
28 Y los bendijo Dios y les dijo Dios: Fructificad y multiplicaos; y henchid la tierra y sojuzgadla; y tened dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves de los cielos y sobre todas las bestias que se mueven sobre la tierra.
 
Génesis 5:1-3
1 Éste es el libro de las generaciones de Adán. El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo.
2 Varón y hembra los creó; y los bendijo, y llamó el nombre de ellos Adán el día en que fueron creados.
3 Y vivió Adán ciento treinta aũos, y engendró un hijo a su semejanza, conforme a su imagen, y llamó su nombre Set.
 
Juan 17:3
3 Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.
 
Hechos 17:26-28
26 Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habitasen sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos y los límites de la habitación de ellos,
27 para que buscasen a Dios, si en alguna manera, palpando, le hallasen; aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros.
28 Porque en él vivimos, y nos movemos y somos; como algunos de vuestros propios poetas también dijeron: Porque linaje suyo somos.
 
Romanos 5:8-11
8 Mas Dios demuestra su amor para con nosotros, en que, siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.
9 Mucho más ahora, habiendo sido justificados por su sangre, por medio de él seremos salvos de la ira.
10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando ya reconciliados, seremos salvos por su vida.
11 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por medio del Seũor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación.
 
1 Corintios 15:21-22
21 Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos.
22 Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados.
 
Moisés 1:39
39 Porque, he aquí, ésta es mi obra y mi gloria: Llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre.
 
Abraham 3:25
2 y vi las estrellas, y que eran muy grandes, y que una de ellas se hallaba más próxima al trono de Dios; y había muchas de las grandes que estaban cerca;
 
DyC 76:40-42
40 Y éste es el evangelio, las buenas nuevas, que la voz de los cielos nos testificó:
41 Que vino al mundo, sí, Jesús, para ser crucificado por el mundo y para llevar los pecados del mundo, y para santificarlo y limpiarlo de toda iniquidad;
42 para que por medio de él fuesen salvos todos aquellos a quienes el Padre había puesto en su poder y había hecho mediante él;
 
2 Nefi 2:25-28
25 Adán cayó para que los hombres existiesen; y existen los hombres para que tengan gozo.
26 Y el Mesías vendrá en la plenitud de los tiempos, a fin de redimir a los hijos de los hombres de la caída. Y porque son redimidos de la caída, han llegado a quedar libres para siempre, discerniendo el bien del mal, para actuar por sí mismos, y no para que se actúe sobre ellos, a menos que sea por el castigo de la ley en el grande y último día, según los mandamientos que Dios ha dado.
27 Así pues, los hombres son libres según la carne; y les son dadas todas las cosas que para ellos son propias. Y son libres para escoger la libertad y la vida eterna, por medio del gran Mediador de todos los hombres, o escoger la cautividad y la muerte, según la cautividad y el poder del diablo; pues él busca que todos los hombres sean miserables como él.
28 Y ahora bien, hijos míos, quisiera que confiaseis en el gran Mediador y que escuchaseis sus grandes mandamientos; y sed fieles a sus palabras y escoged la vida eterna, según la voluntad de su Santo Espíritu;
 
Mosiah 4:6-8
6 —os digo que si habéis llegado al conocimiento de la bondad de Dios, y de su incomparable poder, y su sabiduría, su paciencia y su longanimidad para con los hijos de los hombres; y también la expiación que ha sido preparada desde la fundación del mundo, a fin de que por ese medio llegara la salvación a aquel que pusiera su confianza en el Seéor y fuera diligente en guardar sus mandamientos, y perseverara en la fe hasta el fin de su vida, quiero decir la vida del cuerpo mortal—,
7 digo que éste es el hombre que recibe la salvación, por medio de la expiación que fue preparada desde la fundación del mundo para todo el género humano que ha existido desde la caída de Adán, o que existe, o que existirá jamás hasta el fin del mundo.
8 Y éste es el medio por el cual viene la salvación. Y no hay otra salvación aparte de ésta de que se ha hablado; ni hay tampoco otras condiciones según las cuales el hombre pueda ser salvo, sino por las que os he dicho.
 
Alma 12:23-27
23 Y he aquí, te digo que de haber sido posible que Adán hubiese comido del fruto del árbol de la vida en esa ocasión, no habría habido muerte, y la palabra habría resultado nula, y habría colocado a Dios en el papel de embustero, porque él había dicho: Si comieres, de cierto morirás.
24 Y vemos que la muerte viene sobre el género humano; sí, la muerte de que ha hablado Amulek, que es la muerte temporal; no obstante, se le concedió un tiempo al hombre en el cual pudiera arrepentirse; así que esta vida llegó a ser un estado de probación; un tiempo de preparación para presentarse ante Dios; un tiempo de prepararse para ese estado sin fin del cual hemos hablado, que viene después de la resurrección de los muertos.
25 Ahora bien, si no hubiese sido por el plan de redención, que fue establecido desde la fundación del mundo, no habría habido resurrección de los muertos; mas se instituyó un plan de redención que llevará a efecto la resurrección de los muertos, de la cual se ha hablado.
26 Y he aquí, si nuestros primeros padres hubieran podido participar del árbol de la vida, habrían sido miserables para siempre, no teniendo un estado preparatorio; y de este modo, el plan de redención se habría frustrado, y la palabra de Dios hubiera quedado nula y sin efecto.
27 Mas he aquí, no fue así, antes bien se decretó que los hombres murieran; y después de la muerte deben presentarse para ser juzgados, sí, ese mismo juicio de que hemos hablado, que es el fin.
 
Alma 34:31-39
31 Sí, quisiera que vinieseis y no endurecieseis más vuestros corazones; porque he aquí, hoy es el tiempo y el día de vuestra salvación; y por tanto, si os arrepentís y no endurecéis vuestros corazones, inmediatamente obrará para vosotros el gran plan de redención.
32 Porque he aquí, esta vida es cuando el hombre debe prepararse para comparecer ante Dios; sí, el día de esta vida es el día en que el hombre debe ejecutar su obra.
33 Y como os dije antes, ya que habéis tenido tantos testimonios, os ruego, por tanto, que no demoréis el día de vuestro arrepentimiento hasta el fin; porque después de este día de vida, que se nos da para prepararnos para la eternidad, he aquí que si no mejoramos nuestro tiempo durante esta vida, entonces viene la noche de tinieblas en la cual no se puede hacer obra alguna.
34 No podréis decir, cuando os halléis ante esa terrible crisis: Me arrepentiré, me volveré a mi Dios. No, no podréis decir esto; porque el mismo espíritu que posea vuestros cuerpos al salir de esta vida, ese mismo espíritu tendrá poder para poseer vuestro cuerpo en aquel mundo eterno.
35 Porque si habéis demorado el día de vuestro arrepentimiento, aun hasta la muerte, he aquí, os habéis sujetado al espíritu del diablo y él os sella como cosa suya; por tanto, se ha retirado de vosotros el Espíritu del Seéor y no tiene cabida en vosotros, y el diablo tiene todo poder sobre vosotros; y éste es el estado final del malvado.
36 Y sé esto, porque el Seéor ha dicho que no mora en templos impuros, sino en los corazones de los justos es donde mora; sí, y también ha dicho que los justos se sentarán en su reino, para ya no volver a salir; y sus vestidos serán blanqueados por medio de la sangre del Cordero.
37 Y ahora bien, amados hermanos míos, quisiera que recordaseis estas cosas, y que labraseis vuestra salvación con temor ante Dios; y que no negaseis más la venida de Cristo;
38 que no contendieseis más en contra del Espíritu Santo, sino que lo recibieseis, y que tomaseis sobre vosotros el nombre de Cristo; que os humillaseis aun hasta el polvo y adoraseis a Dios, en cualquier lugar en que estuviereis, en espíritu y en verdad; y que vivieseis cada día en acción de gracias por las muchas misericordias y bendiciones que él confiere sobre vosotros.
39 Sí, y también os exhorto, hermanos míos, a estar continuamente prontos para orar para que no seáis desviados por las tentaciones del diablo, para que no os venza, ni lleguéis a ser sus súbditos en el último día; porque he aquí, él no os recompensa con ninguna cosa buena.
 
Alma 42:1-15
1 Y ahora bien, hijo mío, percibo que hay algo más que inquieta tu mente, algo que no puedes comprender, y es concerniente a la justicia de Dios en el castigo del pecador; porque tratas de suponer que es una injusticia que el pecador sea consignado a un estado de miseria.
2 He aquí, hijo mío, te explicaré esto. Pues, he aquí, luego que el Seéor Dios expulsó a nuestros primeros padres del jardín de Edén, para cultivar la tierra de la que fueron tomados, sí, sacó al hombre, y colocó al extremo oriental del jardín de Edén querubines, y una espada encendida que daba vueltas por todos lados, para guardar el árbol de la vida,
3 vemos, pues, que el hombre había llegado a ser como Dios, conociendo el bien y el mal; y para que no extendiera su mano, y tomara también del árbol de la vida, y comiera y viviera para siempre, el Seéor Dios colocó querubines y la espada encendida, para que el hombre no comiera del fruto.
4 Y así vemos que le fue concedido al hombre un tiempo para que se arrepintiera; sí, un tiempo de probación, un tiempo para arrepentirse y servir a Dios.
5 Porque he aquí, si Adán hubiese extendido su mano inmediatamente, y comido del árbol de la vida, habría vivido para siempre, según la palabra de Dios, sin tener un tiempo para arrepentirse; sí, y también habría sido vana la palabra de Dios, y se habría frustrado el gran plan de salvación.
6 Mas he aquí, le fue seéalado al hombre que muriera —por tanto, como fueron separados del árbol de la vida, así iban a ser separados de la faz de la tierra— y el hombre se vio perdido para siempre; sí, se tornó en hombre caído.
7 Y ahora bien, ves por esto que nuestros primeros padres fueron separados de la presencia del Seéor, tanto temporal como espiritualmente; y así vemos que llegaron a ser personas libres de seguir su propia voluntad.
8 Y he aquí, no era prudente que el hombre fuese rescatado de esta muerte temporal, porque esto habría destruido el gran plan de felicidad.
9 Por tanto, como el alma nunca podía morir, y ya que la caída había traído una muerte espiritual, así como una temporal, sobre todo el género humano, es decir, fueron separados de la presencia del Seéor, se hizo menester que la humanidad fuese rescatada de esta muerte espiritual.
10 Por tanto, ya que se habían vuelto carnales, sensuales y diabólicos por naturaleza, este estado de probación llegó a ser para ellos un estado para prepararse; se tornó en un estado preparatorio.
11 Y ten presente, hijo mío, que de no ser por el plan de redención (dejándolo a un lado), sus almas serían miserables en cuanto ellos murieran, por estar separados de la presencia del Seéor.
12 Y no habría medio de redimir al hombre de este estado caído, que él mismo se había ocasionado por motivo de su propia desobediencia;
13 por tanto, según la justicia, el plan de redención no podía realizarse sino de acuerdo con las condiciones del arrepentimiento del hombre en este estado probatorio, sí, este estado preparatorio; porque a menos que fuera por estas condiciones, la misericordia no podría surtir efecto, salvo que destruyese la obra de la justicia. Pero la obra de la justicia no podía ser destruida; de ser así, Dios cdejaría de ser Dios.
14 Y así vemos que toda la humanidad se hallaba caída, y que estaba en manos de la justicia; sí, la justicia de Dios que los sometía para siempre a estar separados de su presencia.
15 Ahora bien, no se podría realizar el plan de la misericordia salvo que se efectuase una expiación; por tanto, Dios mismo expía los pecados del mundo, para realizar el plan de la misericordia, para apaciguar las demandas de la justicia, para que Dios sea un Dios perfecto, justo y misericordioso también.


Tope

El velo entre la mortalidad y el mundo espiritual


1 Corintios 13:12
12 Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.
 
Éter 3:19
19 Y debido al conocimiento de este hombre, no se le pudo impedir que viera dentro del velo; y vio el dedo de Jesús, y cuando vio, cayó de temor, porque sabía que era el dedo del Seéor; y para él dejó de ser fe, porque supo sin ninguna duda.
 
Éter 12:19
19 Y hubo muchos cuya fe era tan sumamente fuerte, aun antes de la venida de Cristo, que no se les pudo impedir penetrar el velo, sino que realmente vieron con sus propios ojos las cosas que habían visto con el ojo de la fe; y se regocijaron.
 
DyC 110:1
1 El velo fue retirado de nuestras mentes, y los ojos de nuestro entendimiento fueron abiertos.


Tope

El Mundo de los Espíritus


1 Pedro 3:18-19
18 Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero dvivificado en el espíritu;
19 en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados,
 
1 Pedro 4:6
6 Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos; para que sean juzgados en la carne según los hombres, pero vivan en el espíritu según Dios.
 
Alma 40:11
11 Ahora bien, respecto al estado del alma entre la muerte y la resurrección, he aquí, un ángel me ha hecho saber que los espíritus de todos los hombres, en cuanto se separan de este cuerpo mortal, sí, los espíritus de todos los hombres, sean buenos o malos, son llevados de regreso a ese Dios que les dio la vida.
 
Alma 40:15
15 Ahora bien, hay algunos que han entendido que este estado de felicidad y este estado de miseria del alma, antes de la resurrección, era una primera resurrección. Sí, admito que puede llamarse resurrección, esta transición del espíritu o el alma, y su consignación a la felicidad o a la miseria, de acuerdo con las palabras que se han hablado.
 
Alma 40:21
21 Mas si esto sucederá al tiempo de la resurrección de él o después, no lo digo; pero esto sí digo, que hay un intervalo entre la muerte y la resurrección del cuerpo, y un estado del alma en felicidad o en miseria, hasta el tiempo que Dios ha seéalado para que se levanten los muertos, y sean reunidos el alma y el cuerpo, y llevados a comparecer ante Dios, y ser juzgados según sus obras.
 
Moroni 10:34
34 Y ahora me despido de todos. Pronto iré a descansar en el paraíso de Dios, hasta que mi espíritu y mi cuerpo de nuevo se reúnan, y sea llevado triunfante por el aire, para encontraros ante el fagradable tribunal del gran Jehová, el Juez Eterno de vivos y muertos. Amén.
 
Gospel Principles: Chapter 45 Post Mortal Spirit World


Tope

El Paraíso en el mundo de los espíritus


Lucas 23:43
43 Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.
 
Apocalipsis 14:13
13 Y oí una voz del cielo que me decía: Escribe: Bienaventurados los muertos que de aquí en adelante mueren en el Seũor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen
 
2 Corintios 12:4
4 que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que al hombre no le es dado expresar.
 
2 Nefi 9:13
13 ¡Oh cuán grande es el plan de nuestro Dios! Porque por otra parte, el paraíso de Dios ha de entregar los espíritus de los justos, y la tumba los cuerpos de los justos; y el espíritu y el cuerpo son restaurados de nuevo el uno al otro, y todos los hombres se tornan incorruptibles e inmortales; y son almas vivientes, teniendo un conocimiento perfecto semejante a nosotros en la carne, salvo que nuestro conocimiento será perfecto.
 
Alma 40:12
12 Y sucederá que los espíritus de los que son justos serán recibidos en un estado de felicidad que se llama paraíso: un estado de descanso, un estado de paz, donde descansarán de todas sus aflicciones, y de todo cuidado y pena.


Tope

Espíritu de Prisiones


Salmos 142:7
Saca mi alma de la cárcel, para que alabe tu nombre;
me rodearán los justos,
porque tú me harás bien.
 
Juan 5:25
25 De cierto, de cierto os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la oigan vivirán.
 
1 Pedro 3:18-19
18 Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero dvivificado en el espíritu;
19 en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados,
 
1 Pedro 4:6
6 Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos; para que sean juzgados en la carne según los hombres, pero vivan en el espíritu según Dios.
 
Moisés 7:38
38 Mas he aquí, éstos que tus ojos ven morirán en los diluvios; y he aquí, los encerraré; he preparado una prisión para ellos.
 
2 Nefi 9:12
12 Y esta muerte de que he hablado, que es la muerte espiritual, entregará sus muertos; y esta muerte espiritual es el infierno. De modo que la muerte y el infierno han de entregar sus muertos, y el infierno ha de entregar sus espíritus cautivos, y la tumba sus cuerpos cautivos, y los cuerpos y los espíritus de los hombres serán restaurados los unos a los otros; y es por el poder de la resurrección del Santo de Israel.
 
Alma 40:13-14
13 Y entonces acontecerá que los espíritus de los malvados, sí, los que son malos —pues he aquí, no tienen parte ni porción del Espíritu del Seéor, porque escogieron las malas obras en lugar de las buenas; por lo que el espíritu del diablo entró en ellos y se posesionó de su casa— éstos serán echados a las tinieblas de afuera; habrá llantos y lamentos y el crujir de dientes, y esto a causa de su propia iniquidad, pues fueron llevados cautivos por la voluntad del diablo.
14 Así que éste es el estado de las almas de los malvados; sí, en tinieblas y en un estado de terrible y espantosa espera de la ardiente indignación de la ira de Dios sobre ellos; y así permanecen en este estado, como los justos en el paraíso, hasta el tiempo de su resurrección.
 
DyC 76:73
73 y también los que son los espíritus de los hombres encerrados en prisión, a quienes el Hijo visitó y predicó el evangelio, para que fuesen juzgados según los hombres en la carne;
 
Moisés 7:55-57
55 Y dijo el Seéor a Enoc: Mira; y mirando, vio que el Hijo del Hombre era levantado sobre la cruz, a la manera de los hombres;
56 y oyó una fuerte voz; y fueron cubiertos los cielos; y todas las creaciones de Dios lloraron; y la tierra gimió; y se hicieron pedazos los peéascos; y se levantaron los santos y fueron coronados a la diestra del Hijo del Hombre con coronas de gloria;
57 y salieron cuantos espíritus se hallaban en la prisión, y se pusieron a la diestra de Dios; y el resto quedó en cadenas de tinieblas hasta el juicio del gran día.
 
DyC 76:102-106
102 En fin, todos éstos son los que no serán reunidos con los santos para ser arrebatados con la iglesia del Primogénito y recibidos en la nube.
103 Éstos son los mentirosos y los hechiceros, los adúlteros y los fornicarios, y quienquiera que ama y obra mentira.
104 Son los que padecen la ira de Dios en la tierra.
105 Son los que padecen la venganza del fuego eterno.
106 Son aquellos que son arrojados al infierno, y padecen la ira de Dios Todopoderoso hasta el cumplimiento de los tiempos, cuando Cristo haya esubyugado a todo enemigo debajo de sus pies y haya perfeccionado su obra;
 
DyC 138:29-37
29 Y en mi admiración, fueron abiertos mis ojos y se vivificó mi entendimiento, y percibí que el Seéor no fue en persona entre los inicuos ni los desobedientes que habían rechazado la verdad, para instruirlos;
30 mas he aquí, organizó sus fuerzas y nombró mensajeros de entre los justos, investidos con poder y autoridad, y los comisionó para que fueran y llevaran la luz del evangelio a los que se hallaban en tinieblas, es decir, a todos los espíritus de los hombres; y así se predicó el evangelio a los muertos;
31 y los mensajeros escogidos salieron a declarar el día aceptable del Seéor, y a proclamar la libertad a los cautivos que se hallaban encarcelados; sí, a todos los que estaban dispuestos a arrepentirse de sus pecados y a recibir el evangelio.
32 Así se predicó el evangelio a los que habían muerto en sus pecados, sin el conocimiento de la verdad, o en transgresión por haber rechazado a los profetas.
33 A ellos se les enseéó la fe en Dios, el arrepentimiento del pecado, el bautismo vicario para la remisión de los pecados, el don del Espíritu Santo por la imposición de las manos,
34 y todos los demás principios del evangelio que les era menester conocer, a fin de habilitarse para que fuesen juzgados en la carne según los hombres, pero vivieran en espíritu según Dios.
35 De modo que se dio a conocer entre los muertos, pequeéos así como grandes, tanto a los inicuos como a los fieles, que se había efectuado la redención por medio del sacrificio del Hijo de Dios sobre la cruz.
36 Así fue cómo se hizo saber que nuestro Redentor pasó su tiempo, durante su permanencia en el mundo de los espíritus, instruyendo y preparando a los fieles espíritus de los profetas que habían testificado de él en la carne,
37 para que llevasen el mensaje de la redención a todos los muertos, a quienes él no podía ir personalmente por motivo de la rebelión y transgresión de ellos, para que éstos también escucharan sus palabras por medio del ministerio de sus siervos.


Tope

Resurrección y el Juicio Final


Juan 5:28-29
28 No os maravilléis de esto, porque vendrá la hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz;
29 y los que hicieron el bien saldrán a resurrección de vida, mas los que hicieron el mal, a resurrección de condenación.
 
1 Corintios 15:21-23
21 Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos.
22 Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados.
23 Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.
 
Alma 11:43-45
43 El espíritu y el cuerpo serán reunidos otra vez en su perfecta forma; los miembros así como las coyunturas serán restaurados a su propia forma, tal como nos hallamos ahora; y seremos llevados ante Dios, conociendo tal como ahora conocemos, y tendremos un vivo recuerdo de toda nuestra culpa.
44 Pues bien, esta restauración vendrá sobre todos, tanto viejos como jóvenes, esclavos así como libres, varones así como mujeres, malvados así como justos; y no se perderá ni un solo pelo de su cabeza, sino que todo será restablecido a su perfecta forma, o en el cuerpo, cual se encuentra ahora, y serán llevados a comparecer ante el tribunal de Cristo el Hijo, y Dios el Padre, y el Santo Espíritu, que son cun Eterno Dios, para ser juzgados según sus obras, sean buenas o malas.
45 Ahora bien, he aquí, te he hablado concerniente a la muerte del cuerpo mortal y también acerca de la resurrección del cuerpo mortal. Te digo que este cuerpo terrenal se levanta como cuerpo inmortal, es decir, de la muerte, sí, de la primera muerte a vida, de modo que no pueden morir ya más; sus espíritus se unirán a sus cuerpos para no ser separados nunca más; por lo que esta unión se torna espiritual e inmortal, para no volver a ver corrupción.
 
Mormón 9:13-14
13 Y a causa de la redención del hombre, que vino por Jesucristo, son llevados de vuelta a la presencia del Seéor; sí, en esto son redimidos todos los hombres, porque la muerte de Cristo hace efectiva la resurrección, la cual lleva a cabo una redención de un sueéo eterno, del cual todos los hombres despertarán, por el poder de Dios cuando suene la trompeta; y saldrán, pequeéos así como grandes, y todos comparecerán ante su tribunal, redimidos y libres de esta ligadura eterna de la muerte, la cual es una muerte temporal.
14 Y entonces viene el juicio del Santo sobre ellos; y entonces viene el momento en que el que es impuro continuará siendo impuro; y el que es justo continuará siendo justo; el que es feliz permanecerá feliz y el que es infeliz será infeliz todavía.
 
DyC 88:97-102
97 Y los que hayan dormido en sus sepulcros saldrán, porque serán abiertos sus sepulcros; y también ellos serán arrebatados para recibirlo en medio del pilar del cielo.
98 Ellos son de Cristo, las primicias, los que descenderán con él primero, y los que se encuentran en la tierra y en sus sepulcros, que son los primeros en ser arrebatados para recibirlo; y todo esto por la voz del son de la trompeta del ángel de Dios.
99 Y después de esto, otro ángel tocará, y será la segunda trompeta; y entonces viene la redención de los que son de Cristo a su venida, los que han recibido su parte en aquella prisión preparada para ellos, a fin de que recibiesen el evangelio y fuesen juzgados según los hombres en la carne.
100 Y además, sonará otra trompeta, que es la tercera trompeta; y entonces vienen los espíritus de los hombres que han de ser juzgados, y que se hallan bajo condenación.
101 Y éstos son el resto de los muertos; y no vuelven a vivir sino hasta que pasen los mil aéos, ni volverán a vivir hasta el fin de la tierra.
102 Y sonará otra trompeta, que es la cuarta trompeta, diciendo: Se encuentran entre los que han de quedar hasta ese grande y postrer día, sí, el fin, quienes permanecerán sucios aún.
 
Mateo 16:27
27 Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.
 
Apocalipsis 20:12-13
12 Y vi a los muertos, grandes y pequeũos, de pie delante de Dios; y los libros fueron abiertos; y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida. Y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.
13 Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el infierno entregaron los muertos que había en ellos; y cada uno fue juzgado según sus obras.
 
2 Nefi 9:15
15 Y acontecerá que cuando todos los hombres hayan pasado de esta primera muerte a vida, de modo que hayan llegado a ser inmortales, deben comparecer ante el tribunal del Santo de Israel; y entonces viene el juicio, y luego deben ser juzgados según el santo juicio de Dios.
 
Alma 12:12
12 Y Amulek ha hablado con claridad acerca de la muerte y de ser levantados de esta existencia mortal a un estado de inmortalidad, y ser llevados ante el tribunal de Dios para ser juzgados según nuestras obras.
 
DyC 76:111-112
111 porque serán juzgados de acuerdo con sus obras, y cada hombre recibirá, conforme a sus propias obras, su dominio correspondiente en las mansiones que están preparadas;
112 y serán siervos del Altísimo; mas a donde Dios y Cristo moran no podrán venir, por los siglos de los siglos.
 
DyC 88:100-101
100 Y además, sonará otra trompeta, que es la tercera trompeta; y entonces vienen los espíritus de los hombres que han de ser juzgados, y que se hallan bajo condenación.
101 Y éstos son el resto de los muertos; y no vuelven a vivir sino hasta que pasen los mil aéos, ni volverán a vivir hasta el fin de la tierra.
 
Gospel Principles: Chapter 46 The Last Judgment
Chapter 46: The Last Judgment, Gospel Principles Comments and Resources


Tope

El Reino Celestial

La Gloria de El Sol


1 Corintios 15:40
40 Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrestres; mas ciertamente una es la gloria de los celestiales, y otra la de los terrestres.
 
DyC 76:70
70 Éstos son aquellos cuyos cuerpos son celestiales, cuya gloria es la del sol, sí, la gloria de Dios, el más alto de todos, de cuya gloria está escrito que tiene como símbolo el sol del firmamento.
 
DyC 76:92
92 Y así vimos la gloria de lo celestial, que sobrepuja a todas las cosas; donde Dios, el Padre, reina en su trono para siempre jamás;
 
DyC 78:7
7 pues si queréis que os dé un lugar en el mundo celestial, es preciso que os preparéis, haciendo lo que os he mandado y requerido.
 
DyC 88:4
4 Este Consolador es la promesa que os doy de vida eterna, sí, la gloria del reino celestial;
 
DyC 88:20
20 para que los cuerpos que son del reino celestial la posean para siempre jamás; porque para este fin fue hecha y creada, y para este fin ellos son santificados.
 
DyC 131:1-4
1 En la gloria celestial hay tres cielos o grados;
2 y para alcanzar el más alto, el hombre tiene que entrar en este orden del sacerdocio [es decir, el nuevo y sempiterno convenio del matrimonio];
3 y si no lo hace, no puede alcanzarlo.
4 Podrá entrar en el otro, pero ése es el límite de su reino; no puede tener progenie.
 
DyC 137:1-4
1 Los cielos nos fueron abiertos, y vi el reino celestial de Dios y su gloria, mas si fue en el cuerpo o fuera del cuerpo, no puedo decirlo.
2 Vi la incomparable belleza de la puerta por la cual entrarán los herederos de ese reino, la cual era semejante a llamas circundantes de fuego;
3 también vi el refulgente trono de Dios, sobre el cual se hallaban sentados el Padre y el Hijo.
4 Vi las hermosas calles de ese reino, las cuales parecían estar pavimentadas de oro.
 
DyC 137:10
10 Y también vi que todos los niéos que mueren antes de llegar a la edad de responsabilidad se salvan en el reino de los cielos.


Tope

El reino Terrestre

La Gloria de la Luna


1 Corintios 15:40
40 Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrestres; mas ciertamente una es la gloria de los celestiales, y otra la de los cterrestres.
 
DyC 76:71
71 Y además, vimos el mundo terrestre, y he aquí, éstos son los de lo terrestre, cuya gloria se distingue de la gloria de los de la iglesia del Primogénito que han recibido la plenitud del Padre, así como la de la luna difiere del sol en el firmamento.
 
DyC 76:78
78 Por consiguiente, son cuerpos terrestres y no son cuerpos celestiales, y difieren en gloria como la luna difiere del sol.
 
DyC 76:91
91 Y así vimos la gloria de lo terrestre, que excede a la gloria de lo telestial en todas las cosas, sí, en gloria, en poder, en fuerza y en dominio.
 
DyC 88:21
21 Y aquellos que no son santificados por la ley que os he dado, a saber, la ley de Cristo, deberán heredar otro reino, ya sea un reino terrestre o un reino telestial.
 
DyC 76:71-80
71 Y además, vimos el mundo terrestre, y he aquí, éstos son los de lo terrestre, cuya gloria se distingue de la gloria de los de la iglesia del Primogénito que han recibido la plenitud del Padre, así como la de la luna difiere del sol en el firmamento.
72 He aquí, éstos son los que murieron sin ley;
73 y también los que son los espíritus de los hombres encerrados en prisión, a quienes el Hijo visitó y predicó el evangelio, para que fuesen juzgados según los hombres en la carne;
74 quienes no recibieron el testimonio de Jesús en la carne, mas después lo recibieron.
75 Éstos son los hombres honorables de la tierra que fueron cegados por las artimaéas de los hombres.
76 Son los que reciben de su gloria, mas no de su plenitud.
77 Son los que reciben de la presencia del Hijo, mas no de la plenitud del Padre.
78 Por consiguiente, son cuerpos terrestres y no son cuerpos celestiales, y difieren en gloria como la luna difiere del sol.
79 Éstos son aquellos que no son valientes en el testimonio de Jesús; así que, no obtienen la corona en el reino de nuestro Dios.
80 Y éste es el fin de la visión que vimos de lo terrestre, que el Seéor nos mandó escribir mientras todavía estábamos en el Espíritu.


Tope

El Reino Telestial

La gloria de las estrellas


1 Corintios 15:40-41
40 Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrestres; mas ciertamente una es la gloria de los celestiales, y otra la de los terrestres.
41 Una es la gloria del sol, y otra la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas, pues una estrella es diferente de otra en gloria.
 
DyC 76:81-89
81 Y además, vimos la gloria de lo telestial, la gloria de lo menor, así como la gloria de las estrellas difiere de la gloria de la luna en el firmamento.
82 Éstos son los que no recibieron el evangelio de Cristo ni el testimonio de Jesús.
83 Son los que no niegan al Santo Espíritu.
84 Son aquellos que son arrojados al infierno.
85 Son éstos los que no serán redimidos del diablo sino hasta la última resurrección, hasta que el Seéor, Cristo el cCordero, haya cumplido su obra.
86 Son los que no reciben de su plenitud en el mundo eterno, sino del Santo Espíritu por medio de la ministración de lo terrestre;
87 y lo terrestre, por la ministración de lo celestial.
88 Y lo telestial también lo recibe por la ministración de ángeles que son designados para ministrar por ellos, o sea, que son nombrados para ser sus espíritus ministrantes; porque serán herederos de la salvación.
89 Y así vimos en la visión celestial la gloria de lo telestial, que sobrepuja a toda comprensión;
 
DyC 76:98
98 Y la gloria de lo telestial es una, así como la gloria de las estrellas es una; porque como una estrella es diferente de otra en gloria, así difieren uno y otro en gloria en el mundo telestial;


Tope

Las tinieblas de afuera

infierno


Mateo 25:29-30
29 Porque al que tiene, le será dado y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.
30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el llanto y el crujir de dientes.
 
DyC 76:30-39
30 Y vimos una visión de los sufrimientos de aquellos a quienes hizo la guerra y venció, porque la voz del Seéor vino a nosotros con estas palabras:
31 Así dice el Seéor concerniente a todos los que conocen mi poder, y han llegado a participar de él, y se dejaron vencer a causa del poder del diablo, y niegan la verdad y se rebelan contra mi poder.
32 Estos son los hijos de perdición, de quienes digo que mejor hubiera sido para ellos no haber nacido;
33 porque son vasos de ira, condenados a padecer la ira de Dios con el diablo y sus ángeles en la eternidad;
34 concerniente a los cuales he dicho que no hay perdón en este mundo ni en el venidero,
35 habiendo negado al Santo Espíritu después de haberlo recibido, y habiendo negado al Unigénito del Padre, crucificándolo para sí mismos y exponiéndolo a vituperio.
36 Éstos son los que irán al lago de fuego y azufre, con el diablo y sus ángeles,
37 y los únicos sobre quienes tendrá poder alguno la segunda muerte;
38 sí, en verdad, los únicos que no serán redimidos en el debido tiempo del Seéor, después de padecer su ira.
39 Porque todos los demás saldrán en la resurrección de los muertos, mediante el triunfo y la gloria del Cordero, que fue inmolado, que estaba en el seno del Padre desde antes que los mundos fuesen hechos.
 
DyC 76:43-49
43 y él glorifica al Padre y salva todas las obras de sus manos, menos a esos hijos de perdición que niegan al Hijo después que el Padre lo ha revelado.
44 Por tanto, a todos salva él menos a ellos; éstos irán al castigo perpetuo, que es castigo sin fin, castigo eterno, para reinar con el diablo y sus ángeles por la eternidad, donde su gusano no muere y el fuego no se apaga, lo cual es su tormento;
45 y ni el fin de ello, ni el lugar, ni su tormento, ningún hombre lo sabe;
46 ni tampoco fue, ni es, ni será revelado al hombre, salvo a quienes se hacen participantes de ello;
47 sin embargo, yo, el Seéor, lo manifiesto en visión a muchos, pero en seguida lo cierro otra vez;
48 por consiguiente, no comprenden el fin, la anchura, la altura, la profundidad ni la miseria de ello, ni tampoco hombre alguno, sino los que son ordenados a esta condenación.
49 Y oímos la voz decir: Escribid la visión, porque he aquí, éste es el fin de la visión de los padecimientos de los impíos.
 
DyC 88:24
24 Y el que no puede obedecer la ley de un reino telestial, no puede soportar una gloria telestial; por tanto, no es digno de un reino de gloria. Por consiguiente, deberá soportar un reino que no es de gloria.
 
DyC 88:35
35 Aquello que traspasa una ley, y no se rige por la ley, antes procura ser una ley a sí mismo, y dispone permanecer en el pecado, y del todo permanece en el pecado, no puede ser santificado por la ley, ni por la misericordia, ni por la justicia ni por el juicio. Por tanto, tendrá que permanecer sucio aún.




Compartir




Tope

El Plan de Dios de la redención y la salvación se explica con un ejemplo y escrituras. Nuestro propósito en la vida, de dónde venimos desde antes de nacer, ¿por qué estamos aquí en la Tierra y lo que ocurre cuando morimos. El plan de Dios para probar y redimir sus hijos es el Plan de Redención de Dios. Es la plenitud del evangelio de Jesucristo, destinadas a conseguir la inmortalidad del hombre y la vida eterna. Incluye la creación, la caída de Adán, ya Jesucristo, Expiación y Resurrección, junto con todas las enseñanzas de Cristo, por ejemplo, las leyes dadas por Dios, las ordenanzas y las doctrinas. El Plan de Redención hace posible que todas las personas que han vivido o vivirán para ser redimido de sus pecados si se arrepienten y regresar a Dios, su Padre Celestial a vivir para siempre con él. Las Escrituras también se refieren al Plan de Redención, como el plan de salvación, el plan de la felicidad, y el plan de misericordia.
El Plan de Salvación de Dios, el Plan de Redención de Dios, explicó con una ilustración y de las escrituras. Nuestro propósito en la vida, de dónde venimos desde antes de nacer, ¿por qué estamos aquí y lo que ocurre cuando morimos. Plan de Dios para redimir a su prueba y los niños, el plan divino de salvación, Dios es el gran plan de salvación, el Plan de Redención de Dios.
Plan de salvación, la salvación, rescatar, la redención, LDS, Mormones, La Iglesia de Jesucristo de los Últimos Santos, cristiano, el cristianismo, Dios, la religión, con anterioridad a la Tierra la vida, Veil, mortalidad, mortal, Celestial, Terrestre, Telestial, Reino Celestial, Terrestre España, Reino Telestial, Espíritu del Mundo, el paraíso, el espíritu de prisión, el juicio, la muerte, morir , las tinieblas de afuera, los hijos de la perdición, el infierno, dónde, cuándo, por qué, las respuestas, es cierto, la verdad, el cielo, el infierno, el espíritu, la creación, la resurrección, la muerte.


For more information on the Plan of Salvation visit these sites:

Teachings on the Plan of Salvation from the scriptures and the words of the prophets
Mormon.org The plan of salvation
The Plan of Salvation: An Overview - About.com
Plan of Salvation on Mormonwiki
Plan of Salvation on Wikipedia
Plan of Salvation, Plan of Redemption

Rate this site at
MormonFind



Agradecimientos

Muchas gracias a Elyse Perry, quien creó el gráfico para mí, Elyse es uno de mis amigos en línea. Ambos sirvieron como misioneros de habla Inglés para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. No puedo ni empezar dar las gracias a nuestro Padre Celestial y Jesucristo para el plan de salvación. No he tratado en detalle completo, ni soy un representante oficial de la Iglesia, aunque me he esforzado por presentar las enseñanzas de la Iglesia, que son las enseñanzas de Cristo, con precisión. Cuando haya terminado de explorar mi sitio por favor visitar a: Elyses Place.







Learn about La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
Las escrituras, edición del Internet
Preguntas frecuentes
Biblioteca del Evangelio

Joseph Smith's Testimony
Jesus Christ, the Son of God
The Living Christ: The Testimony of the Apostles
Articles of Faith of La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
The Family: A Proclamation to the mundo
Read the Gospel Principles manual on www.lds.org



El Libro de Mormón, Otro Testamento de Jesucristo, Graphic, 11 KB Solicite un ejemplar gratis del Libro de Mormón

or call 1-888-537-7111

Leído El Libro de Mormón on-line.



If the links don't work right in your browser (IE), there are text links near the bottom of the page. Try Firefox





[About Scott] [Genealogy, Scott's Ancestry]
[Scott's Testimony of The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints]
[Gospel Principles lessons list] [Gospel Principles Comments and Resources]
[COME NOW, AND LET US REASON TOGETHER]
[God's Plan of Salvation] [Questions Answered by the Book of Mormon]
[101 Answers from the Book of Mormon to life's great questions]
[The Challenge the Book of Mormon Makes to the World] [Bible Prophecies of the Book of Mormon]
[Which is the True Church?] [The Bible is the Only word of God?]
[The People's Right to Bear Arms] [2nd Amendment Quotes] [Conservative Opinions]
[LDS & Genealogy Bookmarks] [General Bookmarks] [RKBA, Political & news Bookmarks]
[Home] [E-Mail Scott] [Site Map]
[HTML 4.01 help and hints] [About Scott's World Web Pages]
[Descendants of Capt. Henry Woodward.] [LDS Singles List and LDS Singles Webring]
[Scott's Weather Station]
[Scott's Conservative Blog] [Scott's World Blog]


Links to me